Ayuntamiento Sojuela
   Está en Sojuela.es -> El Pueblo -> Arte
Ayuntamiento Sojuela
Contacte con nosotros
Noticias
El Pueblo
  Historia
  Economía
  Geografía
  Arte
  Sojuela en la prensa
  Evolucion de la poblacion
Las Neveras
  Historia
  Proyecto de rehabilitación
  Senderos
  Las Carboneras
Casa de la Nieve de Moncalvillo
  HORARIO CASA DE LA NIEVE
  CELEBRACIÓN XI SENDERO A LAS NEVERAS DE MONCALVILLO
  PROYECTO LEPISOJUELA
  SÍGUENOS EN FACEBOOK
  FELICES FIESTAS!
  CENTRO DE INTERPRETACIÓN
  RUTAS SENDEROS
  X SENDERO A LAS NEVERAS DE MONCALVILLO
  FOTOS X SENDERO A LAS NEVERAS DE MONCALVILLO
  VII CONCURSO FOTOGRAFICO
  ¡FELIZ AÑO NUEVO!
  Taller del frío
  Cuadernos didacticos
  Paneles Informativos
  Recibir Newsletter
  Enlaces de Interes
El Ayuntamiento
  AVISOS
  PERFIL DE CONTRATANTE
  GUIA UTIL
  Actas del pleno
  Formularios administración
  Ordenanzas municipales de tasas e impuestos
  Presupuesto municipal
  Plan General Municipal
  Resultados electorales
Turismo y ocio
  Fiestas
  Rutas y paseos
  Gastronomía
  Alojamiento
  Fauna y Flora
  Entorno
  Polideportivo municipal
Álbum Fotográfico

Arte

Imprimir Imprimir Recomendar Imprimir
Arte

Si tenemos en cuenta que el edificio más antiguo y emblemático del pueblo, el monasterio de San Julián, actualmente se halla en ruinas se puede decir que el arte en Sojuela se reduce a la iglesia parroquial de Santa María del Populo.

Se construyó en fábrica de sillería a partir del año 1546, con la intervención de los maestros Martín Ibáñez de Amutio, Juan Pérez de Solarte y Juan Ortiz de Gorostiaga.

Se compone de una nave de dos tramos, y cabecera ochavada de tres paños con bóvedas de crucería estrellada.

A los lados de la nave se abren capillas entre contrafuertes, cubiertas por bóvedas de cañón levemente apuntadas.

El ingreso se sitúa al sur, mediante una portada de medio punto, con los bustos de San Pedro y San Pablo en las enjutas.

 

A propósito del retablo de Santa María José Manuel Ramírez en su libro "Retablos mayores de La Rioja" manifiesta lo siguiente:

"Si hay una zona en concreto donde mejor se aprecia la influencia de un foco artístico de tanta solidez como Navarrete es en todo ese espacio dominado por la silueta del Moncavillo y , especial, en las Siete Villas del Campo. Así, la iglesia parroquial de Sojuela es una clara muestra de esta dependencia a nivel de cualquier especialidad.

No obstante, aquí en Sojuela, y por razones puramente económicas, tan sólo arraigarán soluciones hasta cierto punto de segundo orden, ya que es en las fábricas ricas donde los artífices establecidos en Navarrete han dejado, como es fácil suponer, inequívocas pruebas de su capacidad y pericia ...

Así pues, y por diferentes razones, hay que considerar al retablo mayor de Sojuela como un humilde, aunque claro, precedente del de La Redonda de Logroño, pues no en vano fue también el riojabajeño José de Tobar el autor de su traza allá por 1674. Estructurado en banco, un cuerpo de tres calles delimitadas por corintias de fuste flameado y portada en ático que concluye en una solución muy semejante a la de un frontón curvo, su alzado de transición denuncia de forma muy elocuente su raigambre clasicista.

La pobreza de su diseño ( basta analizar la organización de las cajas o cómo la ausencia de relieves historiados en los bancos se trata de suplir por el empleo de motivos vegetales) fue la principal causa de que, con posterioridad, surgiera la necesidad de decorar los muros adyacentes con el fin de imprimir a todo este conjunto un mayor sentido ornamental.

De otra parte, y a efectos simbólicos, es bien patente la servidumbre histórica que este retablo mayor tiene con respecto al monasterio benedictino de Santa María la Real de Nájera. Basta fijarse en fijarse en el programa iconográfico que luce o en esos escudetes sobre podios que se sitúan en los flancos del ático.

El grupo titular de Asunción-Coronación adopta aquí un aire majestuoso al adoptar la Virgen una posición erguida y tanto éste como las figuras de Santa Úrsula y San Benito de las calles o el Crucifijo del ático sintonizan con la estética de toda esa serie de escultores montañeses radicados en LA Rioja en el último tercio del siglo XVII. Fundamentalmente con la de Andrés de Monasterio, cuya actividad por el entorno de Navarrete está muy bien documentada.

Pues bien, era en 1674 cuando el arquitecto Alonso de San Juan asumía el encargo de construir este retablo mayor por 13.600 reales. Pero las limitaciones económicas eran tan intensas que fue preciso abordar la policromía de este conjunto por fases: en 1697 José de Ollora doraba el sagrario-relicario con una imagencita de la Concepción que formaba parte del él y el Crucifijo del remate en 1704 (momento que se aprovechaba para añadir quince piezas de talla a distintos puntos del alzado del retablo al objeto de enmascarar su original pobreza conceptual) Bartolomé de Illera se ocupaba de dorar el cuerpo medio, incluyendo las figuras de la Sunción con sus ángeles, Santa Ursula y San Benito. Décadas después el retablo y toda la capilla mayor adquirían por fin la actual configuración".

Recientemente, se ha procedido a restaurar el empedrado de la entrada a la Iglesia. Los trabajos de rehabilitación fueron llevados a cabo por el mismo equipo al que se le encomendó la restauración de las Neveras de Sojuela,dirigido por el cantero Samuel Giró y el resultado ha sido excepcional. El mosaico ha recuperado todo el esplendor de sus primeros tiempos.


Contenidos: © Ayuntamiento de Sojuela, 2006 - 2007 | Todos los derechos reservados | Diseño: Sojuela - Ayuntamiento de Sojuela
Contacte con nosotros   Política de Privacidad   Condiciones de Uso